Adicciones

Considerar el tabaquismo un «hábito» disminuye la percepción de su letalidad.

Considerar el tabaquismo como un «hábito» disminuye la percepción de su letalidad, al convertirse éste en un eufemismo que le quita gravedad al hecho de fumar y que le cuesta mucho a la sanidad pública, según han advertido el jefe del Servicio de Neumología del Hospital del Mar y Coordinador de la Unidad de Tabaquismo, Mauricio Orozco-Levi, y la psiquiatra del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar Francina Fonseca.

Fonseca ha destacado que «seguramente si se hiciera un cambio sustancial, se tratara al tabaco como cualquier otra adicción y se hubiera penalizado socialmente su consumo, los efectos de éste no hubieran hecho tantos estragos».

La generalización de este eufemismo queda reflejada numéricamente por los resultados de una búsqueda en publicaciones médicas relacionadas con tabaquismo, que demuestran que la palabra ‘hábito’ aparece relacionada con tabaquismo en 106.157 publicaciones, mientras que ‘adicción’ se menciona en 3.784, que equivale, únicamente, al 3,5% de los textos.

Ha recordado que la mortalidad por enfermedades relacionadas con el tabaco es mayor que la relacionada con la infección por el VIH, por uso de otras drogas incluido el alcohol, accidentes de tráfico y muertes violentas, todas juntas, ha añadido.

De hecho, el tabaco se relaciona con entre el 80 y el 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, de cavidad oral, esófago y es responsable del incremento en el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Uno de cada dos fumadores morirá de una enfermedad relacionada con el tabaco y lo hará 20 años antes, de media, que los individuos que no fuman.

La mortalidad por enfermedades relacionadas con el tabaco es mayor que la mortalidad relacionada con la infección por VIH, otra droga incluida el alcohol, accidentes de tráfico y muertes violentas, todas juntas.

«Muchos de los fumadores que mueren a causa de una enfermedad relacionada con el tabaco, lo hará, en general, cuando termine su edad productiva laboral y de aportación activa al sistema de seguridad social e impuestos», según el jefe clínico del Servicio de Neumología del Hospital del Mar y Coordinador de la Unidad de Tabaquismo.

La mitad de los fumadores morirán por causa directa del tabaco y normalmente esto ocurrirá 20 años antes que los individuos no-fumadores, es decir, sobre los 60-65 años, añade Orozco .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *