Adicciones

Los padres hasta pagan para que sus hijos dejen internet

Es una de las estrategias válidas para que los niños y jóvenes dejen de pasar tantas horas frente a las pantallas. Cursos para combatir excesos.

Por Gisela Nicosia

“Escondía el teclado detrás de un mueble y me llevaba el mouse en la cartera para irme a trabajar más tranquila porque mi hijo se la pasaba en la PC. Estaba muy preocupada, él estaba todo el día encerrado en su pieza con la computadora”, cuenta Susana Reynoso, y su relato resume lo que dicen los padres cuando van por ayuda para sus hijos tecnoadictos.

Desde las primeras horas de la mañana, en el trabajo, en un cibercafé, en la casa mientras desayunan, con el celular mientras viajan hacia algún lugar, o donde sea, niños y jóvenes están conectados hasta el punto de generar verdaderas adicciones a las redes sociales, al e-mail, juegos on line o la web en general.

Los padres hasta pagan para que sus hijos dejen internet

“Los jóvenes pasan cada vez más tiempo conectados, y muchos terminan adictos a la tecnología. En época de vacaciones hay un incremento de consultas de padres preocupados, por la cantidad de tiempo que sus hijos pasan conectados, sin tener motivaciones para realizar otro tipo de actividades”, explica la licenciada Laura Jurkowski, directora de Reconectarse, centro especializado en la problemática de internet, videojuegos y el uso de la tecnología. Y los relevamientos confirman sus dichos. Según Comscore, que hace mediciones del mundo digital, Argentina es el país en el que más tiempo se le dedica a las redes sociales. Sus visitantes consumen, en promedio, cerca de diez horas al mes.

Al respecto, Jurkowski explica que los jóvenes están en las redes porque “tienen la sensación de no querer quedarse afuera”. “El miedo social que siempre ha existido, miedo a la exclusión, se intensifica gracias a los teléfonos inteligentes y a la posibilidad de la conexión instantánea. Surge la sensación de que me estoy perdiendo de algo si no me conecto. No se puede terminar de disfrutar de lo que se está haciendo, por lo que se está perdiendo”, agrega.

Estrategias. Hay padres que para que sus hijos se alejen de la PC recurrieron a distintos métodos. Es el caso del padre de un joven chino de 23 años que era adicto a los juegos online por lo que contrató a un “asesino virtual” para que se encargara de eliminar a todos los personajes que su hijo mantenía en la vida on line.

Otro caso, que se conoció en los últimos días, es el de Rachel, una niña de 14 años que aceptó cerrar durante cinco meses su Facebook tras firmar un contrato generado por su padre, quien la premió con US$ 200. Incluso, el hombre subió en su blog el contrato que firmó con la adolescente y que estipula un primer pago de US$ 50 en abril, si mantiene su compromiso, y un pago final de US$ 150 en junio, si cumple lo pactado. El documento también estipula que el padre mantendrá la contraseña para acceder al perfil de su hija y evitar así la reactivación.

Para el licenciado Pablo Rossi, director de Fundación Manantiales, la clave es estimular al niño para que vea que hay otras cosas para hacer. “Durante el 2012, hubo 20% más de tratamientos por tecnoadicciones. Cada vez son más comunes las consultas de padres y las terapias familiares para abordar la aplicación de límites y fortalecer los vínculos entre todos los miembros de la familia”, asegura.

En el país ya existen distintos grupos de ayuda y centros para tecnoadictos. El tratamiento es personalizado y tiene la modalidad ambulatoria. Consiste en lograr reencauzar el uso de los teléfonos móviles y de la PC. Los especialistas recomiendan evitar almorzar o cenar frente a la computadora; y si se la usa para trabajar, evitar llegar a casa y encenderla. “El tiempo de recuperación depende de la persona misma. El tratamiento puede durar semanas, meses o incluso superar el año. Pero lo cierto es que es algo progresivo, no de un día para el otro”, concluye Rossi.

Problemas adicionales

No todos los jóvenes que utilizan la tecnología son o serán adictos. Depende de variables como la ansiedad y la irritabilidad que le puede generar al adolescente no conectarse, el no saber hacer otra cosa en la casa si no está conectado.

Los especialistas consultados por PERFIL coinciden en que los padres sienten en un primer momento confusión por no saber cómo ayudarlos. “Algunos prefieren tener a sus hijos en la casa, aceptando la gran cantidad de horas que pasan frente a la computadora, otros controlan las horas que están sus hijos conectados, y algunos controlan los contactos de los chicos en las redes. Lo que más les preocupa son las consecuencias de la adicción”, explica la licenciada en psicología Verónica Tamburelli, del Centro de Investigaciones Médicas de la Ansiedad (IMA).

“El retraimiento social, los problemas de vista y de la postura, así como el alejamiento de la realidad son algunas de las consecuencias que padecen. Es importante escuchar las causas que refieren los chicos para pasar excesiva cantidad de tiempo en la computadora, y
explicarles las consecuencias que pueden generar”, dijo.

http://www.perfil.com/ediciones/2013/2/edicion_756/contenidos/noticia_0034.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *