Adicciones

NETDEPENDENCIA: la adicción al internet

Se establecieron criterios para diagnosticar el Síndrome de Adicción al Internet. Aquí te presentamos el test de evaluación.

La Doctora Kimberly Young, fundadora del «Centro para la Adicción a Internet», explica que las persona netdependiente utiliza el internet de manera excesiva a tal punto que esto le genera distorsiones en sus metas personales, familiares y profesionales.  Y como cualquier otra adicción, trae aparejado síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos.

Para saber si estamos frente a un Síndrome de Adicción al Internet podemos comenzar por realizar la siguiente prueba:

  1. ¿Se siente preocupado con Internet (piensa sobre la actividad on-line anterior o anticipa la sesión on-line futura)?
  2. ¿Siente la necesidad de usar Internet durante más tiempo cada vez que se conecta para lograr la misma satisfacción?
  3. ¿Ha hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir, o detener el uso de Internet?
  4. ¿Se siente inquieto, malhumorado, deprimido, o irritable cuando ha intentado reducir o detener el uso de Internet?
  5. ¿Se queda on-line/conectado más tiempo del que originalmente había planeado?
  6. ¿Ha sufrido la pérdida de alguna relación significativa, trabajo, educación u oportunidad social debido al uso de Internet?
  7. ¿Ha mentido a los miembros familiares, terapeuta u otros para ocultar la magnitud de su uso de Internet?
  8. ¿Usa Internet como una manera de evadirse de los problemas o de ocultar algún tipo de malestar (ej., sentimientos de impotencia, culpa, ansiedad, depresión)?

Responder afirmativamente a cinco o más preguntas es una clara señal de alarma.

¿Existen tratamientos para la adicción al Internet?

La respuesta es sí, existen tratamientos. El obstáculo más importante con estas adicciones es la negación del problema y, por lo tanto, que la persona busque ayuda y quiera acceder a terapias.

Generalmente se cree que la manera de superar  la dependencia a Internet es apagar el modem por un tiempo o deshacerse de la computadora pero en realidad esta no es una alternativa válida. A diferencia de otras adicciones, la del Internet no requiere la abstinencia, ya que es una herramienta muy productivo. Lo que se necesita es encontrar el equilibrio en su uso.

El modelo del tratamiento es similar al utilizado en los programas de bulimia o alcoholismo. Lo esencial es identificar los factores que llevan al consumo abusivo de Internet y que la persona aprenda nuevamente a utilizarlo moderamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.