Adicciones

Las drogas sintéticas y la automedicación desplazan a la cocaína

Informe Mundial 2011 de Drogas de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas para las Drogas y Crimen (UNODC): la marihuana sigue siendo el narcótico más producido y consumido, pero las drogas sintéticas vienen avanzando.

La UNODC estima que en 2009 entre 149 y 272 millones de personas de todo el mundo (del 3,3% al 6,1% de la población de entre 15 y 64 años de edad) consumieron sustancias ilícitas como mínimo una vez en el año anterior.

Se calcula que, aproximadamente, la mitad de ellos eran consumidores habituales de drogas, es decir, que habían consumido drogas ilícitas al menos una vez durante el mes anterior a la fecha de la evaluación.
Si bien el número total de consumidores de drogas ilícitas ha aumentado desde finales del
decenio de 1990, las tasas de prevalencia han permanecido en gran parte estables, al igual que el número de consumidores problemáticos que, según los cálculos, se sitúa entre los 15 y los 39 millones.
El cannabis (N. de la R.: marihuana) es, con mucho, el tipo de droga ilícita más consumido.

En 2009 lo consumieron entre 125 y 203 millones de personas de todo el mundo, lo que supone una tasa de prevalencia anual de 2,8% a 4,5%.

En términos de prevalencia anual, el consumo de cannabis vino seguido del de estimulantes de tipo anfetamínico (principalmente metanfetamina, anfetamina y éxtasis), opioides (incluidos el opio, la heroína y los opioides de venta con receta) y cocaína.
La falta de información sobre el consumo de drogas ilícitas, en particular sobre los estimulantes de tipo anfetamínico, en países muy poblados como China y la India y en regiones de consumo emergente como África, genera incertidumbre a la hora de calcular el número de consumidores en todo el mundo. Ello se refleja en la gran amplitud de las estimaciones.
La tendencia estable o descendiente del consumo de heroína y cocaína en las principales regiones de consumo se ve contrarrestada por un aumento en el caso de las drogas sintéticas y los medicamentos de venta con receta.
El consumo de estos medicamentos con fines no médicos parece ser un problema sanitario cada vez mayor en algunos países desarrollados y en desarrollo.
Por otra parte, en los últimos años han aparecido varios compuestos sintéticos nuevos en mercados establecidos de drogas ilícitas.Muchas de esas sustancias se comercializan como “colocones legales” y sustitutos de drogas estimulantes como la cocaína y el éxtasis.

Dos ejemplos de ello son las piperazinas y la mefedrona, que no están sometidas a fiscalización internacional.
Algo similar se ha observado respecto al cannabis: en algunos países ha aumentado la demanda de cannabinoides sintéticos (“spice”). Se venden en Internet y en tiendas especializadas, y se les describe como “alternativas legales” al cannabis, porque no
están sometidos a fiscalización internacional.El nivel de fiscalización de esos compuestos difiere considerablemente de un país a otro.

En cuanto a la demanda de tratamiento, la situación varía entre las diversas regiones.

El consumo de cannabis da lugar a una gran parte de la demanda de tratamiento en la mayoría de las regiones, pero de forma especialmente prominente en África y Oceanía.

Los opiáceos dominan la demanda de tratamiento en Europa y Asia, mientras que la cocaína es la droga que causa más problemas en América del Sur.

En América del Norte, el cannabis, los opioides y la cocaína contribuyen casi por igual a la demanda total de tratamiento.
Los estimulantes de tipo anfetamínico no predominan en ninguna región, pero contribuyen a una parte considerable de la demanda de tratamiento, sobre todo en Asia y Oceanía, aunque también en Europa y América del Norte.
En cuanto a las consecuencias sanitarias del consumo de drogas, se calcula que la prevalencia media mundial del VIH entre los consumidores de drogas por inyección es del 17,9%, es decir, 2,8 millones de personas que se inyectan drogas son seropositivas.
Eso significa que casi 1 de cada 5 consumidores de drogas por inyección vive con el VIH. Se calcula que la prevalencia de la hepatitis C en los consumidores de drogas por
inyección a nivel mundial es del 50% (amplitud: entre el 45,2% y el 55,3%), lo que indica que en todo el mundo hay 8 millones de consumidores de drogas por inyección (amplitud: entre 7,2 y 8,8 millones) que están infectados por el virus de la hepatitis C.
Se calcula que cada año ocurren entre 104.000 y 263.000 fallecimientos relacionados o asociados con el consumo de drogas ilícitas, o sea, entre 23,1 y 58,7 fallecimientos por cada millón de habitantes de entre 15 y 64 años de edad. Según los cálculos, más de la mitad de esos fallecimientos corresponden a casos de sobredosis.
Producción
En 2010 se cultivaron unas 195.700 hectáreas de adormidera en todo el mundo, cifra que representa un ligero aumento respecto a 2009. La mayor parte (unas 123.000 hectáreas) se cultivó en el Afganistán, donde la tendencia de cultivo permaneció estable.
La tendencia mundial se vio afectada principalmente por el aumento del cultivo en Myanmar, donde se registró un incremento en este sentido de alrededor del 20% respecto a 2009. Aun así, la producción mundial de opio descendió considerablemente en 2010 a causa de una enfermedad que afectó a las adormideras del Afganistán.
En 2010 la superficie dedicada al cultivo de coca en todo el mundo siguió disminuyendo hasta llegar a 149.1002 hectáreas, lo que supuso un descenso del 18% entre 2007 y 2010.
También descendió considerablemente la fabricación potencial de cocaína, como consecuencia de la menor producción de esa sustancia en Colombia, que contrarresta los aumentos detectados tanto en Perú como en Bolivia (Estado Plurinacional de). (2)
La superficie total de cultivo en ese país correspondiente a 2010 se ha calculado utilizando las cifras correspondientes a 2009, y se revisará cuando se disponga de los datos correspondientes a 2010.
Si bien resulta difícil calcular la fabricación total de estimulantes de tipo anfetamínico en todo el mundo, sí se sabe que esa fabricación se ha extendido, pues más de 60 Estados Miembros de todas las regiones la han comunicado hasta el momento.
La fabricación de sustancias del grupo de las anfetaminas es mayor que la de éxtasis. La metanfetamina, que pertenece al grupo de las anfetaminas, es el estimulante de tipo anfetamínico más fabricado.
Los Estados Unidos comunicaron que habían descubierto un gran número de laboratorios
ilícitos.
En casi todo el mundo se cultiva hierba de cannabis. Si bien no se dispuso de datos suficientes para actualizar el cálculo del cultivo de hierba de cannabis a nivel mundial, la tendencia relativamente estable de las incautaciones indica que el nivel de producción también ha permanecido estable.
El cultivo bajo techo de hierba de cannabis sigue limitándose principalmente a los países desarrollados de América del Norte, Europa y Oceanía. Este año no se han actualizado los cálculos de la producción de resina de cannabis, pero según las respuestas al cuestionario para los informes anuales enviadas a la UNODC, el Afganistán y Marruecos fueron productores importantes.
Tráfico
Las corrientes de tráfico varían según el tipo de droga de que se trate. El tipo más incautado, la hierba de cannabis, suele producirse localmente y por ello su tráfico internacional es limitado.
La cocaína y la heroína se trafican tanto dentro de una región como entre varias regiones, y una cantidad considerable de esas drogas se consume muy lejos de los países de cultivo y producción.
La mayoría de los estimulantes de tipo anfetamínico se fabrican en la región donde se consumen, mientras que sus precursores se trafican entre regiones.
Las tendencias a largo plazo indican que han aumentado las incautaciones de los principales tipos de drogas.
Entre 1998 y 2009 las incautaciones de cocaína, heroína, morfina y cannabis casi se duplicaron, y las de estimulantes de tipo anfetamínico aumentaron a más del triple.
Aunque el cannabis sigue siendo, con gran diferencia, la droga incautada más frecuentemente, su importancia relativa en el total de incautaciones de drogas ilícitas ha descendido, con lo que los demás tipos de drogas, especialmente los estimulantes de tipo anfetamínico, han ido cobrado más prominencia.
De acuerdo con las tendencias recientes, en 2009 las incautaciones de estimulantes de tipo anfetamínico en todo el mundo ascendieron a un nivel sin precedentes, debido al incremento de las incautaciones de metanfetamina.
En cambio, las incautaciones de éxtasis disminuyeron. El tipo principal de estimulantes de tipo anfetamínico incautado varía según la región.

Por ejemplo, en Oceanía, África, América del Norte y gran parte de Asia predomina la metanfetamina.

Las incautaciones de opiáceos permanecieron estables en 2009, y el Irán (República Islámica del) y Turquía siguieron siendo los países con los mayores volúmenes de incautaciones.
Las incautaciones de cocaína permanecieron fundamentalmente estables, a un nivel alto. En cuanto al cannabis, aumentaron las incautaciones de hierba de cannabis, que es la variedad más consumida, y descendieron las de resina.
Las incautaciones de cocaína y resina de cannabis se están produciendo cada vez más en las regiones de origen, y ya no tanto en los principales mercados de consumo.
Los porcentajes de incautaciones de cocaína a nivel mundial correspondientes a América del Norte y a Europa occidental y central descendieron, mientras que en América del Sur se está incautando más cantidad de esa sustancia.
Asimismo, entre 2008 y 2009 las incautaciones de resina de cannabis descendieron considerablemente en Europa y aumentaron en el África septentrional.
Los principales mercados de drogas

Opiáceos

En general, el consumo mundial de opiáceos permaneció estable en 2009. La UNODC calcula que entre 12 y 21 millones de personas en todo el mundo consumieron opiáceos, y de ellas, unas tres cuartas partes consumieron heroína. Se calcula que en 2009, entre 12 y 14 millones de consumidores de heroína en todo el mundo consumieron aproximadamente 375 toneladas de la sustancia.
Europa y Asia siguen siendo los principales mercados de consumo y se abastecen sobre todo del opio afgano.
En los últimos años el consumo con fines no médicos de varios opioides de venta con receta se ha convertido en un problema cada vez mayor en algunas zonas del mundo, especialmente en América del Norte.
Actualmente en los Estados Unidos muchas visitas a los servicios de urgencias están relacionadas con el consumo de opioides de venta con receta, y esa clase de drogas es también la responsable del porcentaje cada vez mayor de personas ingresadas para recibir tratamiento en ese país.
El 63% de la superficie mundial dedicada al cultivo de adormidera se encuentra en el Afganistán. En 2010 el cultivo de adormidera permaneció estable en ese país, pero aumentó en Myanmar, con lo que la tendencia mundial aumentó en un 5%.
El rendimiento del opio también va en ascenso en Myanmar, y por ello la producción potencial de opio de ese país ha aumentado en un 75% aproximadamente.
Con todo, la producción mundial de opio descendió a 4.860 toneladas en 2010, en comparación con las 7.853 del año anterior.

Ello se debió sobre todo a una drástica reducción de la producción de opio en el Afganistán a causa de una enfermedad que afectó a las adormideras.

Según las previsiones de la UNODC, en 2011 la producción afgana descenderá un poco más o, como mínimo, el cultivo de adormidera en general se estabilizará en los niveles más bajos.
Si el rendimiento del opio vuelve a su nivel medio, es probable que en 2011 aumente la producción de esa sustancia en el Afganistán.
Las incautaciones de opio y heroína parecieron estabilizarse en 2009 y se situaron en 653 y 76 toneladas respectivamente. Se calcula que en 2009 se traficaron entre 460 y 480 toneladas de heroína en todo el mundo (incluida la incautada), de las cuales 375 llegaron a los consumidores.
Recientemente se ha descubierto una importante amenaza: el uso de transportes y puertos marítimos por parte de los traficantes.
El mercado mundial de opiáceos de 2009 se valoró en US$ 68.000 millones de los Estados Unidos.

De esa cifra, correspondieron a los consumidores de heroína US$ 61.000 millones. Los precios de la heroína varían enormemente.

Aunque en el Afganistán los precios aumentaron en 2010, un gramo costaba menos de US$ 4. En Europa occidental y central los consumidores pagaban entre US$ 40 y US$ 100 por gramo; en los Estados Unidos y Europa septentrional, entre US$ 170 y US$ 200, y en Australia, los precios llegaban a situarse entre los US$ 230 y los US$ 370.
Los agricultores afganos solo ganaron unos US$ 440 millones en 2010, pues los mayores beneficios son para los grupos delictivos de los principales países consumidores.
Cocaína
En 2009 la prevalencia anual del consumo de cocaína, según los cálculos, se situó entre el 0,3% y el 0,5% de la población mundial de entre 15 y 64 años de edad, es decir, consumieron cocaína entre 14,2 y 20,5 millones de personas de esas edades.
Aunque los límites inferior y superior del número de consumidores de cocaína en 2009 se han ampliado un poco, el consumo sigue fundamentalmente estable. Teniendo en cuenta información cualitativa, el número real de consumidores de cocaína probablemente se acerque al límite inferior de ese rango.
A pesar de los descensos considerables de los últimos años, el mayor mercado de la cocaína siguen siendo los Estados Unidos, con un consumo calculado de 157 toneladas, es decir, el 36% del consumo mundial.
El segundo mercado de cocaína es Europa, sobre todo Europa occidental y central, donde se calcula que se consumen 123 toneladas de cocaína.
En la última década el volumen de cocaína consumido en Europa se ha duplicado. Ha habido algunos signos de estabilización en los últimos años, pero en los niveles más altos.
En Europa oriental se consume poca cocaína.

Entre 2007 y 2010 la superficie dedicada al cultivo de coca se redujo en un 18%. Tomando como referencia la última década (entre 2000 y 2010) el descenso fue todavía mayor, del 33%.

Las incautaciones de cocaína a nivel mundial han permanecido fundamentalmente estables entre 2006 y 2009, y ese último año se situaron en 732 toneladas.

Desde 2006 las incautaciones se han desplazado, desde los mercados de consumo de

América del Norte y Europa occidental y central, hacia las zonas de origen en América del Sur.
Si se tiene en cuenta únicamente el volumen de incautaciones, es posible que la importancia del África occidental en el tráfico de cocaína de América del Sur a Europa haya disminuido, pero según otros indicadores los traficantes tal vez hayan cambiado de tácticas, y la zona sigue siendo vulnerable a un resurgimiento del tráfico de cocaína.
En 2008 y 2009 algunos países de la región de Asia y el Pacífico, con mercados de consumo
potencialmente grandes, registraron un aumento de las incautaciones de cocaína.
El valor del mercado mundial de cocaína es menor que a mediados del decenio de 1990, cuando los precios eran mucho más altos y el mercado de los Estados Unidos era sólido.
En 1995 el mercado mundial tenía un valor aproximado de US$ 165.000 millones, mientras que en 2009 se había reducido a poco más de la mitad de esa cifra, unos US$ 85.000 millones (amplitud: entre US$ 75.000 millones y US$ 100.000 millones).
Al igual que ocurre con la heroína, casi todos los beneficios se los llevan los traficantes.
Estimulantes de tipo anfetamínico
El consumo de estimulantes de tipo anfetamínico en todo el mundo permaneció fundamentalmente estable en 2009. Los estimulantes de tipo anfetamínico pueden dividirse en dos categorías principales: el grupo de las anfetaminas (principalmente anfetamina y metanfetamina) y el grupo del éxtasis (MDMA y sus análogos).
La UNODC calcula que la prevalencia anual de las sustancias del grupo de las anfetaminas se situó entre el 0,3% y el 1,3% en 2009, es decir, entre 14 y 57 millones de personas de entre 15 y 64 años de edad habían consumido esas sustancias como mínimo una vez durante el año anterior.

Respecto al grupo del éxtasis, la prevalencia anual mundial se situó, según los cálculos, entre el 0,2% y el 0,6% de la población de entre 15 y 64 años de edad, lo que equivale a entre 11 y 28 millones de consumidores en el año anterior.

La sustancia más consumida varía entre las diversas regiones, y también dentro de ellas.
En África, América y Asia predominan las del grupo de las anfetaminas, mientras que en Europa y Oceanía son mayores las tasas de prevalencia de las sustancias del grupo del éxtasis.
En América del Norte los dos grupos se consumen casi por igual.
En conjunto, los expertos que comunicaron su evaluación del consumo de estimulantes de tipo anfetamínico en sus respectivos países percibieron que el consumo de sustancias del grupo de las anfetaminas fue estable o aumentó, mientras que en la gran mayoría de casos el consumo de las sustancias del grupo del éxtasis permaneció estable (aunque descendió en Asia).
La fabricación de estimulantes de tipo anfetamínico no está limitada a un ámbito geográfico concreto, y los laboratorios de fabricación de esas sustancias suelen estar cerca de los mercados ilícitos de consumo.
Los precursores y las demás sustancias químicas utilizadas en la fabricación ilícita de estimulantes de tipo anfetamínico suelen traficarse de una región a otra.
En 2009 se comunicó el desmantelamiento de unos 10.600 laboratorios relacionados con los estimulantes de tipo anfetamínico.
La mayor parte de ellos se dedicaba a fabricar metanfetamina y se encontraba en los
Estados Unidos. La metanfetamina es el estimulante de tipo anfetamínico más fabricado en todo el mundo.
Las operaciones de fabricación de anfetamina y éxtasis no suelen ser tan numerosas pero son más complejas, porque requieren equipo y precursores más especializados y destrezas más elevadas.
En 2009 las incautaciones de estimulantes de tipo anfetamínico en todo el mundo aumentaron bastante y superaron ligeramente el alto nivel alcanzado en 2007. Ese incremento se debió ante todo a las incautaciones de metanfetamina, que aumentaron en más de un 40%, hasta alcanzar las 31 toneladas.
Las incautaciones de anfetamina aumentaron en un 10% aproximadamente, hasta las 33 toneladas, y las incautaciones de éxtasis experimentaron un ligero descenso (5,4 toneladas) respecto a los niveles ya bajos de 2008.
En el Asia oriental y sudoriental los mercados de estimulantes de tipo anfetamínico se expandieron durante el año pasado.
Según las percepciones de los expertos, ha aumentado considerablemente el consumo de esas sustancias, especialmente el de metanfetamina.Algunos expertos gubernamentales han comunicado que la metanfetamina es una de las tres drogas ilícitas más consumidas en varios países de la región como, entre otros China, el Japón e Indonesia.

África es motivo de preocupación con respecto al tráfico de estimulantes de tipo anfetamínico.
A finales de 2008 se informó por primera vez acerca del tráfico de metanfetamina desde África, y desde entonces ha continuado la información en ese sentido.
El África occidental, en concreto, está surgiendo como nuevo punto de origen de metanfetamina para los mercados ilícitos del Asia oriental, y los correos a menudo
atraviesan Europa, el Asia occidental o el África oriental para llegar a esos mercados.
Además, muchas veces se reexpiden precursores a través de la región.
En la India se detectó la primera operación de fabricación clandestina de estimulantes de tipo anfetamínico en mayo de 2003, y desde entonces se han descubierto otras instalaciones dedicadas a tal fin.
Bangladesh y Sri Lanka también han comunicado intentos de fabricación ilícita de estos estimulantes.
El Asia meridional se ha convertido en una de las principales regiones donde se obtiene efedrina y seudoefedrina para la fabricación ilícita de metanfetamina.
La India es uno de los principales fabricantes de precursores del mundo, y Bangladesh cuenta también con una industria química cada vez más importante.
Durante los últimos cinco años se han venido incautando regularmente anfetamina, metanfetamina y éxtasis en el Asia meridional.
Cannabis
El cannabis sigue siendo, con mucho, la sustancia ilícita más producida y consumida del mundo. En 2009 entre el 2,8% y el 4,5% de la población mundial de entre 15 y 64 años de edad, es decir, entre 125 y 203 millones de personas, habían consumido cannabis al menos una vez durante el año anterior.
La cifra es similar a los cálculos del año pasado. El tipo más consumido, producido e incautado es la hierba de cannabis.

En 2009 se comunicaron algunos aumentos del consumo de cannabis en América, África y Asia, mientras que en Europa occidental y Oceanía el consumo permaneció estable o descendió.

En los últimos diez años, expertos de un número cada vez mayor de países han comunicado una estabilización en la tendencia del consumo de cannabis.

A pesar de ello, corresponde al consumo de cannabis la mayor parte de las demandas de tratamiento en África y Oceanía.

Estudios recientes han demostrado que la exposición intensa (consumo regular durante mucho tiempo y con dosis altas) a los productos de cannabis de alta potencia puede aumentar el riesgo de sufrir trastornos
psicóticos.
Al parecer, el promedio de concentración de la principal sustancia psicoactiva de los productos de cannabis, el THC, es mayor que hace diez o quince años, aunque los datos correspondientes a los últimos cinco años muestran una tendencia estable en algunos países.
Con todo, esa pauta no es aplicable a todos los productos ni a todos los países.
El cultivo de hierba de cannabis está muy disperso porque se destina, sobre todo, a mercados nacionales o regionales.
Por ello es sumamente difícil calcular la producción total mundial de hierba de cannabis.
La producción de resina de cannabis está más concentrada, y la droga se trafica a mayores distancias.
Los países que con más frecuencia se han citado en los mercados de consumo como el origen de la resina de cannabis son Marruecos, el Afganistán, el Líbano, Nepal y la India.
En el Afganistán, el primer estudio sobre el cannabis, realizado conjuntamente en 2009 por la UNODC y el Gobierno de ese país, indicó que, efectivamente, el Afganistán es un productor importante de resina de cannabis.
Además, el cannabis se ha convertido en un competidor de la adormidera como cultivo lucrativo para los agricultores del país. En el avance del segundo estudio, correspondiente a 2010, no se observaron cambios importantes en los niveles de cultivo y producción respecto a 2009.
Las incautaciones de hierba de cannabis aumentaron ligeramente, a unas 6.000 toneladas, volviendo así a los niveles de 2006-2007 tras el descenso experimentado en 2008.
En 2009 la mayor parte de las incautaciones de hierba de cannabis se produjo en América del Norte, y tanto en los Estados Unidos como en México se registraron aumentos.
En cambio, las incautaciones de resina de cannabis descendieron respecto al nivel
máximo alcanzado en 2008 y siguieron desplazándose desde Europa occidental y central, donde se registró el nivel más bajo de los últimos diez años, hacia la importante región de origen del África septentrional, donde aumentaron.Fuente: www.urgente24.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.