Adicciones

Aumenta el uso de heroína entre las mujeres y los más ricos

 
 
 
El uso de la heroína en Estados Unidos está cambiando, a medida que los ricos que abusan de los analgésicos recetados cambian a los narcóticos ilegales para
mantener su hábito.
El uso de heroína aumentó en un 63% en la década pasada. Entre 2002 y 2004, la tasa anual de uso de heroína era de 1.6 por cada mil personas a partir de los 12
años de edad. Entre 2011 y 2013, la tasa fue de 2.6 por cada mil personas, dijeron funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.
 
En la misma medida, ha habido un rápido aumento en las muertes por sobredosis de heroína. La cantidad de muertes por sobredosis de heroína casi se duplicó entre
2011 y 2013, y en 2013 más de 8,200 personas murieron por el narcótico. Las
sobredosis casi se han cuadruplicado desde 2002.
 
El Dr. Tom Frieden, director de los CDC, dijo que el uso de la heroína está aumentando a un ritmo alarmante en muchas partes de la sociedad. Y el problema se ve impulsado tanto por la epidemia de opiáceos recetados como por una heroína más barata y disponible, lamentó.
 
Las personas en el mayor riesgo de adicción a la heroína incluyen a los blancos,
los hombres, las personas de 18 a 25 años, las personas que ganan menos de
20,000 dólares al año, los beneficiarios de Medicaid y las personas sin seguro,
encontró el informe de los CDC.
 
Pero los mayores aumentos en el uso de la heroína en años recientes se encontró en grupos que por lo general no se espera que se acerquen a esa droga, como las
mujeres, las personas con seguro privado y los individuos con unos ingresos más
altos.
 
Las diferencias en el uso de heroína entre hombres y mujeres, entre personas con
Medicaid o seguro privado, y entre las que tienen ingresos bajos o altos se han
reducido en la última década, señalaron los CDC.
 
Esta expansión en el abuso de la heroína puede rastrearse en gran medida a una ola anterior de abuso de opiáceos recetados, que incluyen a fármacos como Vicodin, OxyContin y Percocet, y a los esfuerzos gubernamentales por contrarrestar esa tendencia, dijo Brad Lander, especialista en medicina de la adicción del Centro
Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.
 
«Hemos visto una explosión en el uso de heroína aquí en Ohio», lamentó Lander.
«Creían que al acabar con las recetas excesivas de pastillas acabarían con el problema de la adicción. En lugar de eso, la gente simplemente cambió a la heroína, que es más fácil de conseguir y más barata».
 
Alrededor del 45 por ciento de las personas que usaban heroína también eran adictas a los narcóticos recetados entre 2011 y 2013, encontraron los investigadores. Esa tasa es más del doble que la de 2002 a 2004.
 
El abuso de medicamentos recetados «es el factor de riesgo más potente para el
abuso de o la dependencia a la heroína», dijo Frieden, y añadió que los narcóticos recetados son «esencialmente la misma sustancia, con el mismo efecto en el cerebro» que la heroína.
 
Las personas adictas a los analgésicos recetados tienen 40 veces más probabilidades de abusar de la heroína, según el informe de los CDC. En comparación, los usuarios de cocaína son 15 veces más propensos a usar heroína, y los usuarios de marihuana son apenas tres veces más propensos a usar heroína, anotaron los CDC.
 
Casi todas las personas que reportaron usar heroína también reportaron usar al menos otra droga en el año anterior, y casi dos terceras partes habían usado al menos tres drogas más, reportaron los CDC.
 
Mientras tanto, el tratamiento de la adicción (en lugar de las medidas de orden público o nuevas leyes) será la mejor forma de minimizar el daño por el abuso de la
heroína, planteó Lander. 
«Tenemos la capacidad de afrontarlo a nivel de tratamiento», dijo. «Tenemos medicamentos y el conocimiento. Simplemente no tenemos los recursos. Pero creo que podríamos afrontarlo con bastante efectividad».
 
Los funcionarios de los CDC se mostraron de acuerdo en que los estados también
pueden tener un rol de liderazgo para revertir la epidemia de heroína, al aumentar el acceso a los servicios de tratamiento para el abuso de sustancias.

Los CDC instan a los estados a facilitar el uso de médicos y farmaceutas de los
programas para la monitorización de las recetas. Los estados también deben revisar los programas de compensación de Medicaid y del trabajador para identificar las tendencias en la emisión inadecuada de recetas, plantearon los CDC.
 
Además, el gobierno federal está trabajando en directrices para las recetas para el
tratamiento del dolor crónico, que se espera que ayuden a limitar el abuso de las recetas, dijo Frieden. Mientras tanto, los reguladores instan a los médicos a ser más juiciosos al recetar fármacos adictivos para la gestión del dolor.

Fuente Medlineplus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.