Adicciones

En cinco años se cuadruplicó el consumo de pasta base en embarazadas del Pereira

Se pasó de 2,5% de embarazadas consumidoras en 2005, a 9,4% en 2011

Un estudio realizado en el hospital Pereira Rossell en el año 2005, daba cuenta de que 2,5% de las madres que daban a luz en ese centro hospitalario habían consumido cocaína o pasta base. Cinco años después, un nuevo análisis mostró que 9,4% de las mujeres que tienen a sus hijos en la principal maternidad del país consumieron este tipo de drogas durante su embarazo.

La investigación tiene como punto de partida realizarle una prueba biológica al meconio. El estudio de la primera deposición del bebé –que se forma a partir de las 14 semanas de embarazo–permite detectar qué consumió la madre entre el segundo y tercer trimestre del período de gestación.

“Se observa un aumento significativo del consumo de cocaína/ pasta base entre 2005 y 2011”, se advierte en el estudio “Determinación de la incidencia del consumo de cocaína en el embarazo por análisis de meconio: relación con la autodeclaración y resultados neonatales”, que será presentado en el II Congreso de la Sociedad Uruguaya de Neonatología y Pediatría Intensiva (Sunpi) que comienza mañana.

Para esta segunda etapa de la investigación –realizada por el neonatólogo Mario Moraes junto a un equipo de profesionales médicos de las cátedras de Neonatología y Neuropediatría de Facultad de Medicina– fueron entrevistadas 229 madres entre noviembre de 2010 y marzo de 2011.

El promedio de edad de las mujeres entrevistadas fue de 24 años. El 63% declaró estar casada o vivir en concubinato, mientras que el 36% dijo estar soltera. El 38% había hecho Primaria, el 58% había pasado por Secundaria y 4% cursaron estudios universitarios.

De las mujeres encuestadas, menos del 1% declaró haber consumido pasta base durante el embarazo, y también menos del 1% declaró haber consumido cocaína.

De allí que en una de las conclusiones del estudio se advierte que existe “una importante sub declaración” por parte de las madres.

La omisión de decir que se consumió pasta base o cocaína estando embarazada “es negado o minimizado por las implicancias sociales y legales que tiene para la mujer y su hijo”, sostiene la publicación a la que accedió El Observador.

El profesor Moraes, consultado en 2010 por El Observador tras haber finalizado una investigación en la cual se estudió el meconio de 790 bebés para detectar el consumo de alcohol de las mujeres que daban a luz en el Pereira, explicaba que las mujeres “saben que el consumo de sustancias puede repercutir en la salud de su hijo”, y muchas temen que les saquen a sus recién nacidos.

“Generalmente con tabaco o alcohol las mujeres hacen un gran esfuerzo por dejar de consumir o disminuir la dosis”, advertía el especialista. Sin embargo, la realidad de las consumidoras de pasta base es distinta.

“Hacen el intento por dejar o disminuir, pero muchas de ellas viven situaciones tan agobiantes que en verdad utilizan la droga para superar esas situaciones y las mantienen en el embarazo”, aseguró Moraes.

Sin embargo, el profesor advirtió que la situación cambia una vez que dan a luz. “Cuando llegan al hospital, y tienen a su hijo, no le pueden dar el pecho si consumen pasta base. Ellas se deprimen mucho y se sienten muy mal, y muchas dejan de consumir”, dijo.

Fuente: Elobservador.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *