Adicciones

La importancia de la familia

Actualmente es necesario revisar de qué manera la familia puede impactar en el consumo o prevención de drogas, tanto legales como ilegales, ya que es allí donde se forman los ciudadanos que interactúan con la sociedad en la vida cotidiana.

Es sumamente necesario generar desde el seno familiar el desarrollo de la conciencia social al respecto, puede ser vital para prevenir o facilitar la aparición de adicciones que afectarían a todo el sistema familiar.

Como punto principal, los encargados de la educación familiar deberían encargarse de informarse en torno al consumo de drogas en general. De esta manera, se podrán implementar estrategias concretas encaminadas hacia la preparación de los hijos para la toma de decisiones adecuadas en cuanto al consumo de drogas.

La importancia de educar con el ejemplo obligaría a que, si uno o ambos padres consumen algún tipo de drogas, logren darse cuenta y abstenerse de consumirlas, o buscar ayuda y de esta forma obtener la autoridad moral para poder actuar en consecuencia. Nuestros esfuerzos deben, entonces, fundarse en el fortalecimiento de los valores y habilidades humanas como: la comunicación, la educación, el respeto mutuo y el amor familiar.

La familia es el núcleo social donde se transmiten los valores espirituales por medio del ejemplo, por eso es nuestra responsabilidad como padres, madres y/o líderes de familia, prepararnos para formar a nuestros hijos con herramientas que les brinden una mayor probabilidad de vivir libres de drogas.

Algunas de las habilidades concretas que es necesario reforzar para resistir la presión de grupos negativos son:

  1. Fortalecer la capacidad en la toma de decisiones personales.
  2. Enseñar a enfrentar los problemas adecuadamente.
  3. Promover la auto aceptación y autoestima.
  4. Fomentar la expresión de sentimientos apropiadamente.
  5. Ayudar a que florezca la capacidad de amar.

Estas habilidades se transmiten a través de la conducta observable más que por cualquier otro medio, así es que con toda honestidad debemos revisar nuestras fortalezas y trabajar con responsabilidad en nuestras carencias como padres, para comenzar a trabajar en desarrollarlas y a su vez las podamos transferir hacia nuestros hijos.

Las dinámicas de las familias son variables, algunas son numerosas, otras pequeñas o en algunos casos, tal vez, falte el padre o la madre, sin embargo, con un poco de esfuerzo, es posible mejorar un ambiente familiar con un estilo de vida sano y libre de drogas.

Aconsejamos generar el hábito de reunirse en familia para discutir temas del día o de la semana, esto fortalecerá en gran medida la comunicación y la calidad de la misma. Solo se requiere de buena voluntad, orientación adecuada y amor entre los miembros que la componen.

¿Qué lleva a una familia a salir adelante y mantenerse unida?

Un primer paso es la demostración de confianza desde la infancia, basado en el ejemplo y la coherencia entre lo que se dice y se hace. Además, fortalecer y reconocer las habilidades y condiciones de los integrantes de la familia, los ayudará a prepararse para la vida.

Otros componentes son la valoración y aceptación de los hijos e hijas con sus cualidades y defectos; eso también les permitirá reconocer sus errores y repararlos. Esto generará independencia y buena autoestima.

Todos estos ingredientes compartidos en el seno familiar, y complementados desde la escuela, formará mejores personas y hogares estables y unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.