Adicciones

El alcohol y sus graves secuelas

Durante el confinamiento se ha detectado una disminución de la circulación de drogas. No obstante, esto no significa que el problema de drogodependencia haya mejorado. Esta disminución en el tráfico de drogas ilegales se traduce en el incremento de consumo de aquellas drogas legalizadas, como por ejemplo, el alcohol y los fármacos.

En este sentido, se sostiene que ha habido un despunte en la problemática adictiva del alcohol. Si la persona ya tenía un problema con el alcohol, durante el periodo de confinamiento seguramente se haya acentuado muchísimo más. El miedo a la incertidumbre genera estrés y ansiedad y esto provoca que las personas recurran a una fuente de alivio a través del consumo de sustancias.

El alcohol es uno de los principales factores que contribuyen a reducir la esperanza de vida, ya que suele provocar importantes problemas de salud, discapacidad o muerte prematura, especialmente en las personas en edad laboral. Además, se calcula que se le atribuye una cuarta parte de la carga de mortalidad entre las personas de 25 a 29 años.

Este no es solo un problema de salud urgente, sino también un factor que restringe el desarrollo económico. El alcohol impone una carga financiera adicional a las sociedad a través de su impacto en la atención médica y los servicios de justicia penal que, a menudo, eclipsan los ingresos recaudados a través de los impuestos al alcohol.

En este sentido, la OMS ha recordado que las políticas de aumento de precios del alcohol pueden salvar vidas y ahorrar dinero, si bien ha lamentado que no todas tienen el mismo impacto en la salud, ha impulsado a los países a seguir aumentando el precio de las bebidas alcohólicas.

Así, ha destacado la necesidad de que los impuestos sean similares para todas las bebidas alcohólicas, ya que, a su juicio, poner un precio más bajo en algunas puede alentar a la población a consumirlas. Al mismo tiempo, ha recordado que las personas más pobres suelen consumir el alcohol más barato, por lo que ha insistido en la importancia de aumentar su precio.

Finalmente, especialistas sostienen que las adicciones comportamentales, así como el consumo de drogas es un problema que tiene graves consecuencias para la salud física y mental de las personas que lo padecen, la detección precoz, y el tratamiento ante estas problemáticas es sumamente importante para asegurar la recuperación de estas personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.