Adicciones

La dopamina y la adicción al juego

Ya sea jugando con una máquina tragamonedas o montando una patineta: todos los días hacemos algo que nos ofrece tanto un potencial de riesgo como recompensa. Lo que nos motiva a asumir estos riesgos es la liberación de dopamina.

Esta sustancia química activa las mismas vías de recompensa placentera en nuestro cerebro que si disfrutáramos de nuestra comida favorita o tuviéramos relaciones sexuales.

¿Quiénes tienen problemas con el juego?

La mayoría de personas pueden disfrutar haciendo una apuesta de vez en cuando, incluso si pierden algo de dinero. Pero para algunos jugadores esto se convierte en un problema cuando las apuestas alteran o comprometen sus vidas y las de sus familias.

Algunas señales de que alguien puede tener un problema, son experimentar sentimientos de ansiedad o estrés en torno a su hábito de juego, apostar más de lo que puede permitirse perder y apostar cantidades cada vez mayores para sentir la misma sensación de excitación que antes.

El juego, junto con el uso de sustancias como las drogas y el alcohol e incluso otras actividades como ir de compras, puede convertirse en una adicción cuando su uso se vuelve compulsivo y se escapa de nuestro control.

Estas adicciones provienen de dos vías de recompensa separadas en el cerebro que afectan nuestro comportamiento: la de «gustar» y la de «necesitar o buscar algo». Necesitar o buscar algo nos motiva, nos hace desear cosas y hacerlas repetidamente.

En pocas palabras, la adicción puede verse simplemente como un nuevo cableado de estos sistemas de recompensa en el cerebro. Cuando las personas se vuelven adictas al juego o a las drogas, estos sistemas de «gustar» y «necesitar o buscar algo» ya no están entrelazados.

El de «necesitar» permanece constante, pero la sensación de que nos gusta lo que conseguimos se va reduciendo. Así, la persona adicta necesita involucrarse más en la actividad o en la toma de sustancias para obtener el mismo placer que sentía antes.

El enfoque ahora está en los juegos de azar online que permiten jugar las 24 horas del día, a menudo con la opción de establecer apuestas automáticas. La enorme promoción de juegos de azar en aplicaciones y sitios web de apuestas incluye acuerdos de patrocinio con jugadores y famosos equipos deportivos seguidos por millones de personas.

Si tenés problemas con el juego, podés contactarte con Fundación Manantiales al 2400 3400 o por WhatsApp al 097 443 400. En 27 años más de 5.800 personas cambiaron de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.