Adicciones

Las consecuencias del confinamiento para los “tecnoadictos”

La actual situación de confinamiento conlleva a una serie de problemáticas comunes a la mayoría de la población. Personas con trastornos como el autismo, para los que la ruptura con sus rutinas diarias supone una auténtica tormenta emocional, y otro espectro poblacional sensiblemente afectado por la presente crisis sanitaria es el de las personas adictas y/o en proceso de recuperación.

Una parte compleja del contexto de cuarentena es el acceso a la facilidad de la hiperconectividad, en todas las edades. Es importante recordar las consecuencias derivadas de este fenómeno.

Actualmente existe un mayor contacto desde las redes sociales y esta situación ha hecho que el fenómeno grooming haya aumentado, como ya apuntan otros países. ¿Qué es el grooming? Son formas delictivas de acoso online que implican a un adulto que se pone en contacto con un niño o adolescente con el fin de ganarse poco a poco su confianza para luego involucrarle en una actividad sexual.

Se hace necesario entonces, continuar trabajando en la prevención de las violencias en redes sociales, protegiendo a los menores.

De igual modo, existen otras patologías relacionadas con la tecnología, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el gambling (trastorno por juego, más allá de las apuestas deportivas) o el gaming (trastorno por videojuegos), que afecta especialmente a menores de edad.

Para paliar las consecuencias de estas situaciones hay que poner énfasis en educar e inculcar hábitos y pautas a los menores para la situación de confinamiento, de modo que se consiga un equilibrio en sus actividades.

Horario, entretenimiento y, sobre todo, familia

La cuarentena conlleva también cambios y consecuencias en el ámbito de las adicciones. Una de las medidas principales a considerar para una persona en tratamiento por adicción es la adaptación de sus rutinas diarias al confinamiento, es decir, mantener una rutina con horarios razonables incorporando diferentes actividades. El objetivo: ocupar el tiempo de forma saludable y, sobre todo, entretenida, para evitar que aparezca el ansia de consumo.

A su vez es muy importante que la persona que presenta un problema de adicción mantenga contacto con su núcleo familiar sano, si convive con ellos, o en su caso, mantener relaciones sociales saludables vía telefónica o similar, alejadas del consumo.

Las familias tienen un papel clave en la recuperación de una persona con problemas de adicción. Por un lado, deben mantener y facilitar las pautas saludables familiares, compartir momentos e intentar no generar situaciones de tensión que propicien una recaída. Al mismo tiempo, los familiares del adicto tienen la opción de contactar con su servicio de tratamiento, quienes pueden indicar las pautas adecuadas.

De la misma manera, destacamos la importancia de mantener un seguimiento online con los terapeutas que llevan su tratamiento. Sugieren que un seguimiento breve y puntual puede evitar la recaída.

El contexto de cuarentena presenta una mayor dificultad tanto para la compra como para la venta de sustancias y, en consecuencia, también para el consumo. En este sentido, se considera un momento y oportunidad para abandonar el consumo de una sustancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.