Adicciones

La mezcla de cannabis con opioides genera una mayor ansiedad y depresión

A través de una investigación se ha descubierto que los adultos que toman opioides recetados para el dolor intenso tienen más probabilidades de tener problemas de ansiedad, depresión y abuso de sustancias si también consumen marihuana.

El estudio se centra en la investigación de la intersección del dolor crónico y el uso de opioides, e identifica los mecanismos psicológicos subyacentes -como la sensibilidad a la ansiedad, la regulación de las emociones, la ansiedad relacionada con el dolor- de estas relaciones.

Los opioides recetados a menudo se usan para tratar el dolor crónico, mientras que, el cannabis es otra sustancia que cada vez más personas usan para el mismo fin. Dado que el cannabis potencialmente tiene propiedades analgésicas, algunas personas recurren a él para controlar su dolor.

Para esta investigación, se encuestaron a 450 adultos, los cuales habían experimentado dolor moderado a intenso durante más de tres meses. El estudio reveló no solo síntomas elevados de ansiedad y depresión, sino también el uso de tabaco, alcohol, cocaína y sedantes entre los que agregaron cannabis, en comparación con los que usaron solo opioides.

Últimamente se ha generado mucha expectativa de que tal vez el cannabis sea la alternativa nueva o más segura a los opioides. Los hallazgos concluyen en que este supuesto no es certero, ya que, además de no detectarse un aumento en la reducción del dolor, se genera una conducta adictiva con diferentes sustancias mencionadas anteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.