Adicciones

Recomiendan que los chicos se «desconecten» al menos una hora antes de ir a dormir

El uso de dispositivos electrónicos en el dormitorio resta horas de sueño

NUEVA YORK (Reuters Health) – Un estudio muestra que los chicos que
utilizan las redes sociales antes de dormir descansan casi una hora
menos durante la semana que los que rara vez se conectan a Internet en
la noche.

«Utilizar la tecnología en el dormitorio resta horas de sueño, retrasa el inicio del descanso y aumenta la somnolencia diurna, entre otros problemas», dijo por e-mail la autora principal, Teresa Arora, de la Escuela de Medicina Weill Cornell, Doha, Qatar. «A la vez, eso limita el rendimiento diurno, en especial en la escuela».

El equipo de Arora halló que las horas de sueño de los chicos entre 11 y
13 años disminuían significativamente cuando usaban el teléfono celular,
navegaban en Internet, jugaban con videojuegos, miraban la TV,
escuchaban música o usaban la computadora para estudiar antes de
acostarse.

El uso de las redes sociales fue el hábito que más horas de sueño restó. Los participantes que se comunicaban con amigos vía Internet antes de ir a la cama eran los que menos horas dormían (8,10 por noche, versus las 9,02 horas que descansaban los que no se conectaban antes de dormir).

Los autores revisaron las respuestas sobre hábitos de sueño y uso de tecnología de 738 estudiantes de siete escuelas elegidas al azar en 2010 en la región de Midlands, Inglaterra.

Los
participantes que miraban TV antes de dormir eran cuatro veces más
propensos a decir que se despertaban varias veces durante la noche que
los que no tenían ese hábito. El uso nocturno de las redes sociales
triplicaba esos microdespertares. Y los que jugaban con videojuegos o
escuchaban música en la cama tenían más problemas para dormir que los
que no lo hacían, según publica el equipo en Sleep Medicine.

Estos
resultados no sorprendieron a la doctora Nanci Yuan, directora médica
del Centro de Sueño del Hospital de Niños Lucile Packard, Palo Alto,
California, y que no participó del estudio. «La tecnología hizo que
todos los grupos etarios, pero en especial los adolescentes, tengan
problemas para dormir», dijo Yuan, investigadora de Stanford University.
«Estamos detectando más trastornos del sueño en la sociedad y más aún
en los adolescentes», aseguró.

Dijo que la población de entre 11 y 13 años necesita dormir entre 10 y 11 horas seguidas por noche para cuidar la salud. Recomendó que los adolescentes apaguen todos los equipos electrónicos, que no deberían estar en la habitación, por lo menos una hora (lo mejor son dos horas) antes de acostarse.

«Dormir debe ser una prioridad tan importante como la buena alimentación y el ejercicio», insistió Packard.

FUENTE: Sleep Medicine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.