Adicciones

La realidad sobre el alcohol y el coronavirus

La semana pasada, al menos 44 personas murieron en Irán debido al envenenamiento por alcohol, ya que creían en los mitos sobre las propiedades del alcohol para matar el coronavirus.

El brote del coronavirus en Irán es uno de los más mortales fuera de China, donde se originó la enfermedad. El país está luchando en su esfuerzo por contener la propagación de COVID-19 y limitar el número de muertos. Según los informes, el brote ha afectado a las 31 provincias, matando a 291 personas e infectando a más de 8.000 personas.

A medida que el COVID-19 se extiende por todo el mundo y ha sido declarado una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la información errónea, los mitos y los rumores se van multiplicando.

En el momento de escribir este artículo, la OMS informa que 148 países están afectados con más de 168.000 personas infectadas en todo el mundo. Lamentablemente, más de 6.600 personas han muerto debido a COVID-19.

Como ilustran los casos de muertes por envenenamiento con alcohol debido a mitos sobre una cura de coronavirus, la información fiable y precisa es importante para las personas y para la salud pública. De hecho, la OMS no está «sólo» luchando contra el virus en sí, sino que también ha emprendido la batalla contra una «infodemia» masiva: una sobreabundancia de información  que dificulta que las personas encuentren fuentes y orientación fiables cuando la necesitan.

La OMS sostiene que el único papel que debe jugar el alcohol es ayudar a garantizar la higiene. La medida de protección más importante es la limpieza constante de nuestras manos, ya sea con alcohol en gel o lavarlas con agua y jabón. La limpieza de las superficies que se usan con frecuencia también es importante y las sustancias a base de alcohol también son útiles para este propósito.

Es necesario acabar con el mito de que la ingestión de alcohol ayuda a prevenir la infección del coronavirus o a hacer frente al estrés y la ansiedad provocados por todo lo que está pasando. Lo que sí es sumamente importante mencionar, es que el alcohol debilita el sistema inmunitario.

Es importante destacar que el consumo de alcohol no tiene que ser crónico para tener consecuencias negativas para la salud del sistema inmunitario.

El alcohol interrumpe las vías inmunes de formas complejas y, por lo tanto, perjudica la capacidad del cuerpo para defenderse contra las infecciones. Los efectos combinados del alcohol sobre la inmunidad innata y adaptativa debilitan significativamente la capacidad del cuerpo para defenderse contra las infecciones y otros problemas de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.